Apostamos por el desarrollo ágil

¿Todavía no sabes lo que el desarrollo ágil puede hacer por ti?

¿Por qué ser ágiles?

Queremos saber lo que piensas

Construimos un proyecto para ti y nos interesa mucho lo que piensas sobre él. Así que, al acabar el sprint, podrás darnos todo tu feedback.

6

Priorizamos lo que te importa

Te preguntaremos qué funcionalidades son las que más valor aportan a tu negocio y esas son las que desarrollaremos primero.

¡Tenemos reflejos!

Los negocios están vivos y cada día surgen nuevas necesidades. Estamos muy abiertos (y acostumbrados) al cambio de requisitos.

w

Comunicación frente a procesos

No necesitamos una montaña de papeles. Una buena comunicación es mucho mejor herramienta que un contrato donde estén todos los requisitos del proyecto.

Be agile

Contacta con nosotros y te propondremos la solución que mejor se adapte a tu problema.

Nos preocupan nuestros clientes

Sí, sabemos que es un tópico y que esa frase brilla por su falta de originalidad, pero es un hecho. Te explicamos cómo aplicamos este principio en nuestro día a día:

  • Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas
  • Software funcionando sobre documentación extensiva
  • Colaboración con el cliente sobre negociación contractual
  • Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan

Acabas de leer los 4 puntos que forman el Manifiesto por el desarrollo ágil de software y sobre los que basamos los proyectos que llevamos a cabo en Neenot ya que somos una agencia web de desarrollo ágil en Valencia.

Vale, y ¿qué nos hace diferentes? ¿qué implicaciones tienen estos 4 puntos?

La piedra angular sobre la que construimos nuestra metodología de trabajo son los sprints.

Un sprint es un periodo de tiempo acotado que dedicamos a trabajar en un proyecto. Normalmente los sprints son de 1 o 2 semanas.

Cuando un cliente se pone en contacto con nosotros, nos reunimos y hablamos del proyecto en el que vamos a colaborar. Después hacemos una lista de las funcionalidades que se tienen que implementar y las ordenamos por importancia de negocio. El siguiente paso consiste en seleccionar todas las tareas que podamos hacer en el tiempo que dura un sprint.

Al final del sprint, solo una o dos semanas después, presentamos el resultado al cliente y hablamos sobre mejoras y opiniones: Ajustando los detalles que no estén a gusto del cliente, hablando de nuevas funcionalidades, etc. De esta manera nuestros clientes nos orientan sobre las cosas que más y menos le gustan lo antes posible. ¡Solo dos semanas después de empezar el proyecto! Y así nosotros podemos otorgar el máximo valor.

No hace falta esperar (ni pagar) largos meses de desarrollo para después darte cuenta de que el resultado no es lo que estabas buscando.